La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

jueves, 7 de octubre de 2010

A cada dia le basta su afán II

Queridos/as amigos/as... ¿habéis pensado algo sobre lo que os proponía ayer? Me encantará recibir vuestras reflexiones, de todos modos mañana compartiré la mia. Hasta pronto.

4 comentarios:

Ignacio Morso dijo...

La arrogancia se pule con la Providencia, que nos recuerda que sólo los que confían aceptan los cambios inevitables de agenda.Y la ingenuidad madura con el compromiso de la disponibilidad, el reino está creciendo y nos necesita, nuestras manos, pies, voz, y como Elena, nuestra mirada,... ¡hay que organizarse! para hacer crecer.... Providencia (muy menesiano)y disponibilidad nos permite decir: ¡a cada día le basta su afán!
Un abrazo fraterno, Elena

Elena Andrés dijo...

Muy sugerente y atinado tu comentario, abre vías de reflexión hermosas, gracias Natxo.

Javi dijo...

Me sugiere que el pasado ata, a veces atormenta o nos hace vivir de maravillosos recuerdos que ya solo son eso: recuerdos y nos impide vivir el presente; el futuro nos inquieta, nos angustia o nos distrae. Solo tenemos el presente para disfrutar, compartir, darse, amarse, conocerse. Me viene aquella frase de Anthony de Mello "Déjate llevar ligero de equipaje por la corriente de la vida"

Elena Andrés dijo...

Gracias, JAvi, así es, vivimos entre el pasado y el presente y desperdiciamos el presentean tan rico, tan lleno de posibilidades... Un abrazo presente.