La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

viernes, 10 de junio de 2011

RESURRECCIÓN KALEA... CALLE RESURRECCIÓN

RESURRECIÓN KALEA...C/ RESURRECCIÓN... Levanto los ojos tras dejar salir lo que late dentro. Levanto los ojos y leo que estamos en la calle RESURRECCIÓN.

Mi corazón, mi alma y  mi cuerpo acudían al Encuentro con anhelo de Resurrección. Esa fue la primera palabra que salió de mi boca. Esa palabra acompañó la hora y cuarto de viaje. Dimos unas vueltas bastante absurdas hasta poder encontrar ese lugar donde nos sentamos y, por fin, pudimos pronunciar lo que tenía que ser pronunciado. Y...¡era la C/Resurrección! Las vueltas quedaban justificadas, no podíamos ir a parar sino allí.

Siempre hay una calle Resurrección en la vida de cada ser humano. Hay una calle Melancolía, como dice Sabina. Existe la Vía Dolorosa que recorrió Jesús, que recorremos todos más de una vez. Están las Calles del Encuentro que son, más bien, Plazas, amplias vías en las que somos convocados al abrazo con otros para la fiesta o para la protesta. Y... Ayer descubrí que existe la CALLE RESURRECCIÓN...

Aún no salgo de mi asombro. Querido Amigo... ¿te das cuenta? de la infinidad de calles que dibujan esa Bella Easo nos fuimos a sentar en la C/Resurrección. Allí nos re-Encontramos, cada uno proveniente de sus otras calles, barriadas, lugares interiores. Allí confluimos.

Estoy convencida de que fuimos llevados. Hace mucho que no creo en la casualidad sino en la Causalidad. Todo forma parte de este Todo increiblemente precioso que ha salido del seno amoroso de Papá/Mamá Dios. A ratos cuesta verlo, cuesta captarlo, a ratos más o menos largos nos despitamos, en ocasiones cuesta aceptar que lo que hoy duele pueda tener un sentido que agradecer mañana... Por eso sé que se nos anuncia Resurrección. Como Jesús, conservaremos las marcas de tantas heridas sufridas en tantas batallas, pero seremos Resucitados. Como un mural roto y recompuesto no seremos los mismos, pero seremos quienes somos. ¡La última Palabra la tiene la Vida!

Es mi C/Resurreción, es tu C/Resurrección, es nuestra C/Resurrección, es la de todos porque...¿recuerdas? ESTAMOS AMENAZADOS DE RESURRECCIÓN.

Y, hace un ratito, una persona hermosa ha venido a mi casa y me ha traido un ramo de flores. UN DÍA DE PRIMAVERA... PRIMAVERA: TIEMPO DE RESURRECCIÓN, pero de Resurrección COMPARTIDA. Querido: estas flores son también para ti y, porqué no, para quien las necesite. Sí, cada día sucede algo bueno. Cada día nos trae un regalo.

2 comentarios:

Emilio dijo...

Dos REGALAZOS para un día intenso: El "regalazo" del E-ncuentro en la C/RESURRECCION, y el "regalazo" de un ramo de flores que anuncia vida.
Un beso.

Elena Andrés Suárez dijo...

Y nos esperan tantos y tantos más... Si estamos despiertos los reconoceremos, los infinitos regalos de la Vida. GRACIAS,Emilio. Un beso.