La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

domingo, 7 de agosto de 2011

Una fe siempre débil

Hoy Pedro quiere caminar sobre las aguas. Pone a Jesús a prueba: "Si eres tú haz que pueda ir hacia ti caminando sobre las aguas". Pedro no sabe que está pidiendo justamente aquello que es nuestro destino: nuestra divinización. Caminar sobre las aguas es un símbolo del poder de Dios. Pedro quiere hacerlo y Jesús no le dice que no. El vehemente discípulo se arriesga, baja de la barca. La fe es precisamente riesgo. Ese es nuestro camino de creyentes: correr el riesgo de dejar los terrenos conocidos y seguros y arriesgarnos a ir más allá incluso de la lógica, del nivel de conciencia que nos dice que es imposible caminar sobre las aguas. Sin embargo, tras los primeros pasos animosos Pedro duda y se hunde. Surge la petición de auxilio y es respondida. Jesús seguramente lo sabía, sabía que Pedro no daría muchos pasos antes de que llegaran el miedo y la duda. Sí, Dios sabe que nuestra fe siempre será una fe transida de debilidad. Las tormentas nos acompañan, los embates de la vida son múltiples. Jesús no puede asegurarnos que no nos pasará nada, que no sufriremos, que no nos sentiremos naufragar, pero sí nos asegura su presencia.

Nuestro destino es dar a luz a Dios en nosotros, ser Dios en Dios, dirán Hadewijch de Amberes y Maese Ekchart, pero no es tarea sencilla. Acontece el nacimiento de lo divino en nosotros en la vida, en medio de la vida, de la existencia con sus luces y sus sombras, con sus días de sol y sus días de densa oscuridad.

Este domingo el evangelio ha dejado en mí gratitud. Gratitud hacia un Dios que no sólo acoge mi debilidad, sino que cuenta con ella. Hoy pido al Señor de la Vida y de la Historia su Gracia que, como una mano tierna y fuerte a la vez, me otorgue la parte de fuerza que yo no tengo. ¡Hay tantas cosas que me asustan, que me hacen temblar...! dentro y fuera de mí percibo aguas turbulentas que me hacen zozobrar a mí, a tantos seres queridos, a tantos seres humanos, hermanos y hermanas míos a los que nunca conoceré...

¡Señor, ayúdanos!
Hemos bajado de la barca confiados en ti,
en respuesta a tu llamada.
Míranos ahora,
caminantes del infinito,
cansados, sedientos y asustados,
es la hora de la tormenta
en la que todo se hace oscuro
y cada presencia se antoja un fantasma.
Míranos y danos tu mano.
Sostennos como nadie más puede hacerlo,
Ayúdanos, Señor, ayúdanos
porque tú sabes que nos aventuramos más allá de las aguas conocidas
por ti, sólo por ti, niños inocentes y limpios aún
que deseaban explorar contigo el infinito.
Hombres y mujeres ahora de piel tostada por el sol,
de manos encallecidas por la tarea diaria
de aparejar la vida,
pero deseosos aún de secundar tu invitación
e ir más allá, siempre más allá.
Hoy nos ves temerosos, cansados,
cargados de dudas, los ojos enrojecidos por las lágrimas,
la respiración entrecortada por el miedo.
Te esperamos, Señor Resucitado,
oteamos a diario el horizonte esperando verte venir
caminado sobre las aguas.

2 comentarios:

Javi dijo...

No me he podido resistir y aunque suene a frívolo, este evangelio de simbolismo tan fuerte, a mí me recuerda aquel famoso chiste... "por la piedras Judas, que me jodes el milagro" y es que a veces esas piedras no están ahí casualidad, sino que Dios tiene sus medios porque al final la cuestión está en no caer a "las aguas".

Elena Andrés Suárez dijo...

Claro que hay piedras, pero hace falta bajar de la barca, quien no lo hace no descubre la providencia de Dios. y ese chiste es genial. un beso, garabato.