La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 17 de enero de 2012

Días de espera...

Durante unos días no habrá muchas entradas en este blog, o quizá, quién sabe, alguna... Mi padre está en el hospital. Le acompaño, estoy con él, viviendo días de espera. No sabemos qué pasará. La vida ha de marcar el ritmo de los acontecimientos, su dirección. El cariño y la presencia se hacen bálsamo hasta donde pueden... Confío en vuestra oraciones. GRACIAS.

8 comentarios:

Juanan dijo...

Acoger la vida, con sus luces y sombras... Ánimo, mucho ánimo y fuerza.

Elena Andrés Suárez dijo...

Mil gracias, así es.

Javi dijo...

Ánimo Elena, en la distancia esteremos ahí...

Un abrazo y mi oración

Amaia dijo...

Ya sabes que estamos contigo.
Muchos ánimos y un enorme abrazo.

Amaia

Elena Andrés Suárez dijo...

GRacias, Javi, Amaia, sé con gran certeza que estamos muy aocmpañados, lo sé. Mil gracias.

Anónimo dijo...

En la oración te acompañamos quienes nos "nutrimos" de tus palabras, comentarios, reflexiones... ¡Ánimo!

Juanba dijo...

Elena, siempre abiertos a la esperanza. Estamos contigo y con tus familiares. Un abrazo.

Ignacio Morso dijo...

Días de estar,... ánimo Elena, ya sabes,cuentas con todo ese cariño menesiano de este "infiltrado". Nuestra comunidad reza con vosotros... pero la mejor oración se hace gesto y presencia, la tuya. Sé bendición para tu padre, como lo eres para quienes nos cruzamos en tu camino. Paz, mucha paz. Un fuerte abrazo.