La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

lunes, 23 de enero de 2012

Una espera más sosegada

Hola a todos. No quiero convertir el blog en una especie de correo electrónico pero ya que os he hecho partícipes de la situación de mi padre creo un deber deciros que fue diagnosticado y que responde positivamente al tratamiento. Así, seguimos a la espera, pero de forma más sosegada. Verle mejorar aquieta los latidos del corazón...
Quiero agradeceros desde lo más profundo de mi corazón todos los mensajes y muestras de cariño, pero sobretodo vuestra oración. Creo plenamente en la capacidad recreadora de la oración confiada y más si se teje como red. GRACIAS. Espero ir recuperando los tiempos para poder seguir escribiendo sobre interioridad. Que tengáis muy feliz semana.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Recuerda que "Con Él, por Él y en Él, el Tiempo se hace cristiano y la espera ESPERANZADA" (Casaldáliga). En la oración nos unimos y todo irá mejor¡¡¡