La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 28 de febrero de 2012

Adultos educadores

Tal y como están las cosas es necesario recordar una y otra vez que los adultos, nos guste o no, estamos llamados a ser educadores de nuestros niños y jóvenes. Cualquier adulto que se sitúe cerca de un niño, de un adolescente, de un joven, se transforma en "educador" o en "deseducador" -si es que este término existe- En realidad en lo que concierne a la educación de las personas toda la sociedad influye. Son mil mensajes explícitos e implícitos los que llegan hasta cada miembro de la sociedad, hasta cada uno de nosotros. Siendo sinceros incluso los adultos educan o "deseducan" a otros adultos. Cuántas veces un compañero/a de trabajo nos ha hecho descubrir posibilidades nuevas en nuestra forma de trabajar, posibilidades de mejora y,a  veces, posibilidades de empeoramiento o decaimiento.

Verdaderamente, todos influimos en todos. Para mí queda claro en el caso de los colegios. El ambiente que se respira en ellos incide en todos, no sólo en los alumnos/as. El tipo de comentarios que los educadores/as hacemos sobre los alumnos puede hacer que otro compañero/a acuda a un aula positiva o negativamente predispuesto. En la "microsociedad" de un colegio se generan todo tipo de situaciones, unas son estresantes, otras alegres. Los adultos que rodean a los niños y adolescentes suelen ir sobrecargados de trabajo: clases, programaciones, reuniones, entrevistas con padres, papeleos varios y el intento de ayudar a tantos alumnos/as necesitados de una atención especial. En ese contexto resulta imprescindible un nivel de autocontrol que permita a cada educador distanciarse de esas situaciones para coger perspectiva. Ahí van algunas frases que podríamos decirnos los educadores:

  • El alumno/a problemático no "la tiene tomada conmigo", simplemente de manera incosciente es capaz de "tocar" mis puntos débiles. Será trabajo del educador crecer en consciencia de aquello que siente como "puntos débiles" de su personalidad y no achacar al alumno sus estados de ánimo de manera continua. Eso no quiere decir que no se tenga la sensación de que hay alumnos/as que nos ponen nerviosos, por ello, más que en nigún otro caso, es el adulto el que ha de ser capaz de no enredarse en discusiones que no llevan nada.
  • Mis compañeros son aliados en el proceso educativo de mis alumnos. No todo depende del tutor o tutora. Todos somos co-tutores. Cada educador que entra en un aula tiene la obligación de dar de sí lo mejor que tiene para el avance de esos niños o adolecentes. Da igual el número de horas o el grado de responsabilidad sobre el papel que se tenga.
  • No soy el padre/madre de mis alumnos/as: hay responsabilidades exclusivas de la familia. Debemos dar el cien por cien de nosotros pero hay un márgen que no es nuestro, sino netamente de cada familia. Una vez hechos todos los intentos de diálogo con las familias de alumnos "difíciles" se hizo lo que se pudo y lo mejor posible, entonces podemos estar tranquilos, sin la sensación de que todo depende de nosotros.
  • El mayor bien que puedo hacerles a mis alumnos es estar yo bien: cuidarnos física, psicológica y espiritualmente es un derecho pero también una obligación. Los pasillos y aulas del colegio, la sala de profesores no deben convertirse en "papeleras" en las que cada uno deja caer sus miedos, ansiedades, desesperanzas... Sí pueden ser un lugar en el que poder ser uno mismo, sin perfeccionismos que ahogan la espontaneidad y estresan más, pero marcando un límite que permita la lucidez necesaria para no perder la paz y la sonrisa.
Os propongo que añadáis más frases que puede decirse a sí mismo/a un/a educador/a, frases que aporten positividad, que nos aterricen en la hondura de nuestra vocación. Adultos que educan su interior para poder educar la interioridad de los niños y jóvenes.

4 comentarios:

Javi dijo...

A mí me gusta repetirme aquel dicho africano: "Para educar a un niño, hace falta toda la tribu"

Para no olvidarme de que la acción educativa no se desarrolla exclusivamente en el entorno del aula o de mi horario, sino en el entorno de lo no-formal, lo social, lo familiar, los entornos comunicativos (reales o virtuales)...

Muchas gracias por la entrada, Elena, es bueno recordar estas ideas cuando se aproxima una evaluación... un abrazo

Jordi Panisello dijo...

Clarividente y didáctica como es habitual en ti: alumn@s, maestr@s, familias son realmente el centro de la educación puesto que, como bien dices, todo el mundo educa y añado que todo educa.
Me gusta pensar que a alumn@s e hij@s es lo que une a maestr@s y familias: cada uno en su papel. Y me atrevo a añadir que también nos une nuestro amor, dedicación, estima, confianza, dedicación, ocupación, ilusión, entusiasmo y un largo etcétera por ell@s.
Fuera de alumn@s, maestr@s y familias, otros también "educan" (o bien "deseducan"), si bien es claro que los valores y motivaciones, en muchos de esos casos, ya son otros... Y bien distintos.
Confiemos mútuamente maestr@s y familias: nuestr@s alumn@s, sus hij@s, bien lo merecen.
Gracias, Elena.

Amaia dijo...

A veces me pregunto si "entrar" en la escuela no significa un "salir" de la vida, de la vida de todos los días, de lo cotidiano. En ocasiones la escuela parece implicar un "vivir apartado" de las preocupaciones y las situaciones vitales que realmente afectan a los adolescentes.Es como si al entrar al aula quedase atrás todo lo que habitualmente vive y le preocupa, que es "sustituido" por los ejercicios, las explicaciones, los exámenes...Nos resulta complicado acoger a la persona por completo y sobre todo la vida que trae con él. Al considerarlo "alumno" nos quedamos sólo con la parte cognitiva,con su dimensión de ser inacabado y en proceso de aprendizaje. Pero el adolescente, como el adulto, siempre es un ser inconcluso pero completo. Por ser un ser completo, sus experiencias vitales tienen la suficiente entidad y valor para ser acogidas y abordadas pedagógicamente.
Cuando no reconocemos esto, el adolescente se nos muestra como una especie de depósito vacío que hay que llenar simplemente "transvasando" información...Debemos intentar llenar de vida los espacios educativos.

Me ha encantado la entrada, Elena. Gracias por hacer que nos detengamos a reflexionar para que lo esencial no desaparezca en la vorágine del día a día.

Educar es un acto de amor ( y cocinar también...GRACIAS POR AMBAS COSAS.

Elena Andrés Suárez dijo...

GRacias Javi, Pani y Amaia por comentarios tan excelentes, enriquecéis la entrada con ellos. Un abrazo a cada uno.