La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 7 de febrero de 2012

Te saludo desde el centro de mi ser

Te saludo desde el centro de mi ser,
tiembla mi vulnerable identidad,
tu presencia dibuja perfectamente los límites de esta parte de la existencia.

Te presiento...
y espontáneamente mis dedos se cierran
en un gesto que pretende retener lo que amo.

Sin embargo no eres sino el umbral
hacia aquello que somos de verdad,
el misterioso e inquietante umbral.

Nos aterras,
desmoronas nuestras construcciones,
se derrumban nuestras seguridades.

Sin embargo no eres sino el umbral
hacia aquello que somos de verdad,
el misterioso e inquietante umbral.

Te saludo desde el centro de mi ser
quiero hacerlo respetuosa y pacificadamente,
hermana muerte corporal.

No hay comentarios: