La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

jueves, 3 de mayo de 2012

"Dame un minuto de paz"

En un minuto de silencio, en 30 segundos de respiración consciente, en un minuto de atención despierta, en un instante de abandono en Dios, en el Todo... ¡Podemos descubrir, experimentar, gustar internamente un sinfín de cosas! Dame un minuto de paz y podré saber quién soy, quien eres, quiénes somos.


2 comentarios:

Amaia dijo...

Preciosos el vídeo y tus palabras...Un minuto de silencio y un minuto de paz.Tan sencillo...y tan complicado a veces,cuando encontramos el silencio insoportable porque tenemos demasiado ruido dentro de nosotros mismos.

Gracias,Elena, por la paz que nos regalas siempre.

Amaia



Algunos encuentran el silencio insoportable porque tienen demasiado ruido dentro de ellos mismos

Elena Andrés Suárez dijo...

Exacto, querida Amaia, la mayoría de nosotros huímos del silencio porque encontramos insoportable lo que nos bulle dentro, sin embargo... En sólo un minuto a veces...¡se abren las puertas y el paisaje que hay más allá nos sorprende!