La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

viernes, 21 de diciembre de 2012

SER Navidad

Hace dos días celebramos la eucaristía de Navidad en Egibide. En la homilia Diego nos propuso algo que me emocionó: "No se trata de celebrar la Navidad sino de SER Navidad".
Esa idea bien simple me pareció, sin embargo, de gran hondura. Realmente este año muchas personas vamos a tener la oportunidad de ser adentrados en el auténtico sentido y vivencia de la Navidad: el Amor que elige hacerse semejante al otro para liberarlo.

En mi caso y por circunstancias familiares, viviré una Navidad realmente sobria en todos los sentidos. Una parte de mí extraña aquellos años de familia a la mesa, villancicos y mesa atestada de todo tipo de exquisiteces gastronómicas. El olor de los deliciosos platos de mi madre llenando la casa... Eso es ya pasado como las navidades en las que, como el turrón, llegaba a casa por Navidad y todo eran abrazos y reencuentros de familia y amigos y te hacían sentir esperada, especial...
Nuestra navidad este año será silenciosa y pequeñita: sólo tres y sin mesa, en torno a la cama de mi padre. Os confieso que me inquieta un tanto cómo será, cómo me sentiré, pero algo me dice que si sé escuchar, la Navidad me susurrará mensajes no escuchados hasta ahora.

Pero lo mío es una minucia comparado con lo que sentirán tantísimas familias que deberán acudir a la ayuda social para poder cenar algo, para poder comer algo. Qué decir de las familias desahuciadas ¿dónde celebrarán su Navidad? o más bien...¿tienen algo que celebrar?
Sí, porque de la Navidad siempre decimos que hay que celebrarla, pero este año, si aprovechamos la oportunidad, la podremos vivir y entender.

Allí donde haya hombres y mujeres acariciando el dolor de otros, haciéndoles nacer una sonrisa en medio del dolor. Allí donde unos den algo para que otros tengan algo. Allí donde se piense más en el otro que en uno mismo, allí SERÁ Navidad.

SER Navidad es dejar que Dios de verdad pueda nacer en este mundo y que Dios pueda nacer quiere decir que le dejemos amar a través de nosotros. SER Navidad es "hacerse Dios" para el prójimo, es decir, hacerse servidor, el último, amar incondicionalmente, anunciar con la vida concreta que hay Esperanza.

Celebrar la Navidad sin SER Navidad es una campana hueca, repetir las rutinas de siempre de compras, regalos, nervios, quizá besar una imagen monísima del Niño Jesús pero sin ser capaces de besar los rostros concretos de tantos hermanos y hermanas solos, enfermos, ancianos, en paro, desahuciados, marginados, tristes.

Este año en el que la vida en su fluir nos sitúa en realidades críticas, justo este año ¡SEAMOS NAVIDAD!

8 comentarios:

Ignacio Morso Pelaez dijo...

Ser navidad... ¡hermoso!, Para mi este año... ser abrazo, reproducir ese abrazo de un Dios hecho niño. Ese abrazo, Elena para tu padre, todo debilidad, y a la vez, todo entrega. Ánimo, mandarte el mio, fraterno, sencillo, afectuoso. Y ya sabes, siempre hay hueco para compartir un lechazo, y ser navidad, hoy y mañana, en esta tu casa.

Elena Andrés Suárez dijo...

¡Natxo, hermano! GRACIAS. Sé que eres Navidad, que lo vives así siempre, que has hecho de tu vida una entrega diaria, me consta.
Tomo nota de lo del lechazo, aunque la ilusión es ir a verte, aunque sea tomando un huevo frito (ohuevos rotos...)

Andrés dijo...

Celebrar la Navidad desde la debilidad. Esto nos hace comprender un poco mejor el nacimiento Jesús y su Pascua de Resurrección. Dos pascuas que son una sola. Él es la Pascua.
En mi familia también he experimentado los últimos años lo que comentas Elena. Tu vas a ser la fuerza que acompaña y celebra con los más debiles, tus padres. Pero estoy seguro que ellos te aportan y comparten contigo "otras fortalezas". Eso es Navidad.
¡Estamos unidos, a pesar de la distancia, en las celebraciones de estos días!

Anónimo dijo...

Esa LUZ ERES TÚ!!

http://www.youtube.com/watch?v=zeMffWqfv2U&feature=player_embedded

Rafael Amigo Marcos dijo...

Gracias, Elena.

Elena Andrés Suárez dijo...

GRacias a cada uno/a por vuestros comentarios, gracias "an´nimo" por la preciosa canción de navidad. Un beso a todos/as

Anónimo dijo...


Porque sigues siendo Navidad!!... Hay alguien que lo dice mejor que yo... pero hay deseos, sentimientos... universales...



http://www.youtube.com/watch?v=MPaZ-6Xa8L8&feature=youtube_gdata_player

Elena Andrés Suárez dijo...

Muchas gracias por el vídeo, anónimo, es precioso y como puedes ver me sugirio otra entrada. Feliz 2013