La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

domingo, 24 de marzo de 2013

Seguir liberando

No quiero que termine este día sin dejar en el blog la memoria de Mons. Romero, asesinado tal día como hoy del año 1980. Con los días densos de la semana santa ante nosotros, conviene recordar que Jesús, el Cristo, sigue ansiando comer esta Pascua con nosotros lavando los pies a los empobrecidos de nuestro sistema injusto. Voces como las de Romero nos despiertan del letargo.
GRACIAS, Mons. Romero por el legado que dejaste en tu pueblo y en todos/as a los que nos interroga tu vida. GRACIAS a todos/as los/as anónimos/as hombres y mujeres que viven "gastando la vida" como decía Luís Espinal, también asesinado por defender a los empobrecidos. GRACIAS a todos/as los que tenéis la valentía de vivir la radicalidad del Evangelio de Jesús. Os necesitamos.




2 comentarios:

Emilio dijo...

La Organización de Naciones Unidas (ONU) recordó este domingo al arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero al cumplirse 33 años de su asesinato y en ocasión del Día Internacional del Derecho a la Verdad contra las Violaciones Graves de los Derechos Humanos y la Dignidad de las Víctimas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó el legado del sacerdote en favor de los pobres y perseguidos, así como su dedicación a la defensa de los derechos humanos y la promoción de la dignidad de las personas.

Agregó que en la fecha se debe rendir tributo a quienes luchan por la promoción de los derechos humanos, individuales o colectivos. “La verdad debe ser manifestada bien alto como garantía para evitar que las violaciones sean repetidas”.

OLE por la ONU!!!

Elena Andrés Suárez dijo...

¡Qué gozada! En fin, que lo que reconoce la ONU en voz alta, lo grite pronto la Iglesia desde las balconadas de San PEdro proponiendo a Mons. Romero como ejemplo de santidad.