La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

viernes, 22 de marzo de 2013

Si sus palabras y actos coinciden...

... Quizá sea ahora en este tercer Milenio, cuando la Iglesia en la figura de su Papa, dé el tan anhelado giro evangélico situando la pobreza como estilo propio y alos pobres como destinatarios prioritarios, dejando a un lado  boatos y oropeles... Si este hombre, que ejemplifica con Mafalda, habla y vive como propone aquí creo que estamos de enhorabuena. El tiempo dirá. Por ahora, a mí, personalmente, me ha hecho pensar, cuestionarme, me ha interpelado, eso me gusta, me ayuda, me hace sentirle "pastor".


1 comentario:

Gonzalo dijo...

Jesús, con su muerte, manifestó que la VIDA estaba en él.
Si la VIDA (Dios) estaba en él, ¿qué podía temer de la muerte fisiológica?
La muerte ni añade ni quita nada a su verdadero SER.
La muerte no le puede arrebatar un ápice de VIDA
................................
La verdadera Vida está ya en mí.
Lo único que tengo que hacer es descubrirla.
Toda "muerte" (entrega, servicio) es signo de Vida.
Todo egoísmo (opresión, dominio) es signo de "muerte".
..........................
La Vida-Amor es el fundamento de mi ser.
No la encontraré en lo superficial y accidental.
Sólo entrando dentro de mí, muy adentro, más adentro;
descubriré lo esencial de mí mismo.
.......................