La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

jueves, 15 de mayo de 2014

Gigantes de la educación y de la Vida

Y entre tanta mediocridad, rescato el rostro de dos seres divinamente humanos. Educadores con fuego en el corazón, capaces de atravesar todos los obstáculos y noches por el bien de los niños/as y jóvenes. 

HOY CELEBRAMOS LA FIESTA DE SANTA JUANA DE LESTONNAC Y RECORDAMOS A SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE COMO MODELO PARA TODOS LOS EDUCADORES/AS.


“Amarán tiernamente a sus alumnos.” “Si tienen firmeza de padre para con ellos... deben tener también ternura de madre para acogerles benignamente y hacerles todo el bien que de ustedes dependa” (Med. 101,3). 

“Una de las cualidades que... debe tener el buen pastor ha de ser que conozca distintamente a las ovejas...: saber el modo de conocerlos y discernir cómo se ha de hacer con ellos; pues con unos necesitarán más bondad y con otros más fi rmeza; con unos emplearán la paciencia y a otros convendrá que los estimulen y animen. A unos es preciso reprenderlos y castigarlos para que se corrijan de sus defectos...” (Med. 33,1) 

“Si quieren que resulten provechosas las instrucciones que dan a los escolares para aficionarlos a la práctica del bien es preciso que primero las practiquen ustedes”. (Med. 194,3). 

“Deben dedicarles todos sus cuidados y aún más consagrarles a ellos la vida y todo cuanto son”. El maestro debe manifestar pruebas de su amor a los alumnos, “despegar gran solicitud y afecto” y “no perdonar medio ni ocasión, ni omitir nada de cuanto pueda hacer”. 


¡¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES!!




¡¡NO DEJES APAGAR EL FUEGO ENCENDIDO EN TU CORAZÓN!!


“Tengo mucho que aprender porque la vida comienza siempre de nuevo, y es diferente cada jornada.” 

2 comentarios:

Andrés dijo...

Gracias Elena.
Es un honor para todos los lasalianos que nuestro fundador aparezca hoy en tu página, que es también nuestra, junto a Juan de Lestonnac.
Este año he tenido el privilegio de celebrar la fiesta de San Juan Bautista de La Salle reunido en Capítulo General en Roma, al pie de sus reliquias, con otros hermanos y lasalianos seglares de todo el mundo. Cualquier lugar es bueno para celebrar, pero en este y con esta compañía, el corazón late un poco más de prisa.
Estos hombres y mujeres, arraigados en Dios y comprometidos con la realidad más vulnerable de su tiempo, siguen siendo hoy para todos nosotros, educadores, referentes para avivar el fuego de nuestros corazones y superar todos los obstáculos para aportar vida a los hombres y mujeres de hoy, especialmente a los más necesitados de propuestas y crecimiento armónico e integral, los niños y jóvenes.
¡Que el Dios de Jesús y la fuerza de su Espíritu siga viviendo en nuestros corazones!
Un fuerte abrazo para ti y para Emilio.
Andrés

Elena Andrés dijo...

Ya nos contarás la experiencia de estos días, seguro que enriquecedora al máximo, ilusionante y retadora. Un abrazo enorme, hermano.