La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 28 de febrero de 2017

¡SÉ!

¿Alguien compraría el mejor ordenador del mundo para utilizar tan sólo un 20% de sus posibilidades?
¿Alguien compraría el último modelo de móvil con todo lo mejor en aplicaciones para usarlo únicamente para llamar?
¿Alguien compraría la mejor y más sofisticada cámara de vídeo para guardarla en un cajón?
¿Alguien compraría el coche más potente del mercado para no sacarlo del garaje?

Entonces... ¿Por qué la mayoría de las personas desarrollamos únicamente menos de la mitad de nuestro potencial humano renunciando a ser plenamente quien estamos llamados a ser?¿Quizá porque confundimos "lo que tiene precio" con "lo valioso"?

Puedes soñar con lo imposible: ¡Sueña!
Puedes escuchar a tu corazón: ¡Escucha!
Puedes enfocar tu pensamiento: ¡Enfoca!
Puedes serenar tu alma. ¡Serénate!
Puedes enraizar tus pasos: ¡Enraizate!
Puedes encauzar tus emociones: ¡Crea cauces!
Puedes amar sin medidas: ¡Ama!
Puedes pensar de forma alternativa: ¡Sé alternativo!
Puedes conocerte en el silencio: ¡conócete!
Puedes re-construirte en el silencio: ¡Re-constrúyete!
Puedes de-construirte para Ser: ¡De-constrúyete!
Puedes leer para saber hablar: ¡Lee!
Puedes leer para saber pensar: ¡Lee!
Puedes abrazar para curarte y curar: ¡Abraza!
Puedes llorar para limpiar el alma: ¡Llora!
Puedes desconectar el ordenador, el móvil y la tablet: ¡Desconecta!
Puedes conectar con tu alma para ser feliz: ¡Conecta!
Puedes aprender de los demás: ¡Aprende!
Puedes callar para no decir nada que hiera: ¡Calla!
Puedes gritar para denunciar la injusticia: ¡Grita!
Puedes tender tus manos para ayudar: ¡Ayuda!
Puedes tender tus manos para dejarte ayudar: ¡Déjate ayudar!
Puedes descansar para reponerte: ¡Descansa!
Puedes cansarte en lo que de verdad te haga feliz: ¡Cánsate!
Puedes morir y renacer: ¡Muere!
Puedes nacer de nuevo y Ser: ¡SÉ!... Plenamente, con todas tus dimensiones: ¡¡SÉ!!