La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

Y tú... ¿Qué ves?


8 comentarios:

Emilio Murugarren dijo...

Tu visión devendrá mas clara solamente cuando mires dentro de tu corazón... Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta. (Jung)

Elena Andrés dijo...

Gracias, Emilio, super sugerente...

Gloria dijo...

La mirada al interior nos une con el todo

Elena Andrés Suárez dijo...

Gracias, Gloria, preciosa interpretación.

Ana Patricia Rodríguez Lorenzo dijo...

En el ser ya no hay yo, ni tú, ni el otro. Todos fuego, todos tierra, todos agua, todos aire.

Ana Patricia Rodríguez Lorenzo dijo...

En el ser ya no hay yo, ni tú, ni el otro. Todos fuego, todos tierra, todos agua, todos aire.

Ana Patricia Rodríguez Lorenzo dijo...

En el ser ya no hay yo, ni tú, ni el otro. Todos fuego, todos tierra, todos agua, todos aire.

Elena Andrés dijo...

Gracias, preciosa.... Dicho tres veces llega más, jajajja. Nos vemos en breve ¡bien!