La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

domingo, 13 de febrero de 2011

¿QUIÉN DEFIENDE A LOS PACÍFICOS?

El mundo está de enhorabuena. Egipto ha logrado terminar con un gobierno corrupto a través de la lucha pacífica de la mayoría de sus ciudadanos. Gracias a internet y a los foros sociales todo se puso en movimiento y el resto del mundo ha podido seguir minuto a minuto los sucesos diarios en la plaza de la Liberación.

En esos 18 días de manifestaciones pacíficas hubo momentos de tensión y muertos más de 300, causados por la irrupción en la plaza de grupos pro-Mubarak. Mientras tanto, EEU y Europa miraban de lejos y con prevención lo que iba sucediendo. Ningún organismo internacional, ningún presidente ha tenido ni palabras ni gestos de claro apoyo al pueblo egipcio.

Pero... ahora sí, ahora que Mubarak se ha ido, todos se suben al púlpito de las declaraciones ostentosas de apoyo a los egipcios. En concreto ha llamado mi atención la reacción del gobierno estadounidense en la persona de su flamante presidente. Obama declaró hace poco que son pocas las ocasione en las que asistimos a hechos históricos, comparó lo sucedido en Egipto con la lucha pacífica de Gandhi, Luther King o la revuelta estudiantil China. Aludió a que todos llevamos en el alma el deseo de ver cosas así. Pero se equivoca, lo que deseamos es que, ante las injusticias del mundo y las luchas de los débiles por acabar con ellas, los poderosos den la cara, sean valientes y denuncien lo denunciable apoyando y protegiendo a los pequeños. Pero no, eso nunca sucede.

¿Por qué no se dijo eso mismo cuando aún no se sabía cómo terminarían las cosas? ¿por qué no se hicieron declaraciones y gestos de claro e inequívoco apoyo a esta revolución cuando fueron atacados los pacíficos manifestantes?

Mi pregunta es ¿quién defende a los pacíficos? Nadie, no interesan. No tiene dinero ni poder. Detrás  de las declaraciones de los políticos hemos de pensar que hay palabras muy medidas. Se dice no lo que se debe decir sino lo que conviene en pro de los intereses económicos y estratégicos.

Da naúseas comprobar una vez más que la muerte y los padecmientos de los hombres y mujeres de a pie de un país no interesan a los poderosos si no pueden sacar de ello un rédito. político o económico. Si la revuelta hubiera sido violenta hubieran saltado todas las alarmas porque peligraban muchas cosas.

Ahora todo son declaraciones emocionadas. Veremos qué sucede cuando las aguas vuelvan a su cauce. Veremos qué sucede cuando haya un nuevo gobierno en Egipto. Y...¿qué pasa con los numerosos pueblos que aún deben soportar gobiernos dictatoriales y corruptos?

¿Quién defiende a los pacíficos?

3 comentarios:

AMAIA dijo...

Hoy publicaba Mario Vargas Llosa en el diario El País un artículo titulado “ La libertad y los árabes”, del que reproduzco algunos párrafos
“La lentitud (para no decir la cobardía) con que los países occidentales han reaccionado a lo sucedido en Egipto, vacilando primero ante lo que ocurría y luego con vacuas declaraciones de buenas intenciones a favor de una solución negociada del conflicto, en vez de apoyar a los rebeldes, tiene que haber causado terrible decepción a los millones de manifestantes que se lanzaron a las calles en los países árabes pidiendo “libertad” y “democracia” y descubrieron que los países libres los miraban con recelo y a veces pánico… La equivocación garrafal de Occidente ha sido ver en el movimiento emancipador de los árabes un caballo de Troya gracias al cual el integrismo islámico podía apoderarse de toda la región y el modelo iraní se extendería por todo el Oriente Próximo. La verdad es que el estallido popular no estuvo dirigido por los integristas y que, al menos hasta ahora, estos no lideran el movimiento emancipador ni pretenden hacerlo. Ellos parecen mucho más conscientes que las cancillerías occidentales de que lo que moviliza a los jóvenes no son la sharia y el deseo de que unos clérigos fanáticos vengan a reemplazar a los dictadorzuelos cleptómanos de los que quieren sacudirse. Habría que ser ciegos para no advertir que el motor secreto de este movimiento es un instinto de libertad y de modernización… En su origen y primer desarrollo este movimiento ha sido civil, no religioso y claramente inspirado en ideales democráticos de libertad política, libertad de prensa, elecciones libres, lucha contra la corrupción, justicia social, oportunidades para trabajar y mejorar. El Occidente liberal y democrático debería celebrar este hecho como una extraordinaria confirmación de la vigencia universal de los valores que representa la cultura de la libertad y volcar todo su apoyo hacia los pueblos árabes en este momento de lucha contra los tiranos…. La libertad no es un valor que sólo los países cultos y evolucionados aprecian en todo lo que significa. Masas desinformadas, discriminadas y explotadas pueden también, por caminos tortuosos a menudo, descubrir que la libertad no es un ente retórico desprovisto de sustancia sino una llave maestra para salir del horror, un instrumento para construir una sociedad donde hombres y mujeres puedan vivir sin miedo dentro de la legalidad y con oportunidades de progreso”

Artículo de Mario Vargas Llosa en el diario El País

Defendamos a los pacíficos.

Feliz noche

Amaia

Ignacio Morso dijo...

Cuando las ranas críen pelo... se dará esa "rara avis" de un político dando la cara por su pueblo.. ¿quién defiende a los pacíficos? ... los profetas, los ya conocidos... Jesús, Gadhi, Rigoberta Menchú,Mohamed Yumus pero también los desconocidos, esos hombres y mujeres que dan tu tiempo, su profesionalidad, sus casas, en favor de quienes necesitan un respiro... ¡Gracias a ellos! hay esperanza en que las cosas pueden ir cambiando... los gobernantes...¡que decir! tienen ojos y no ven, tienen boca y no hablan, tienen oídos y no oyen...
GRACIAS ELENA

Elena Andrés Suárez dijo...

Gracias, NAtxo, tú eres de los que defienden a los débiles.