La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

jueves, 30 de agosto de 2012

La Unidad

En estos tiempos en los que el individualismo campa por sus anchas es urgente recordar que SOMOS UNO: habitamos un mismo planeta que viaja por un inmenso universo en el que somos una motita de polvo estelar. 

SOMOS UNO, llevamos en nuestras células minerales y cadenas de ADN que nos hermanan con todo, con todos. Nadie puede pervivir sin el aire, sin el agua, sin el alimento que da la Madre Tierra. Nadie será eterno en este nivel de vida, todos y todas regresaremos a esa inmensidad de Ser atravesando la puerta de la muerte física.

SOMOS UNO, creamos o no en un Dios Creador, le nombremos con un nombre u otro. Todos y todas nos extasiamos y emocionamos ante el Amor gratuito, todos y todas nos preguntamos a veces por la razón de la existencia. Todos y todas hemos sentido el escalofrío de la Belleza y nos hemos sentido diminutos ante ella.

SOMOS UNO. Afirmar y vivir de una vez por todas esa inquebrantable y veradera Unidad es nuestra única salvación como sociedades, como aldea global.

SOMOS UNO... ¿Alguna vez habéis escuchado esta afirmación en boca de un/a político? No son los foros políticos los que nos recordarán esta Unidad de base que nos hermana y nos hace compartir un mismo origen y un mismo destino.

SOMOS UNO... Jesús deseó que lo supiéramos, que lo experimentáramos, que lo respiráramos: "Padre, que todos sean uno como tú y yo somos uno"(Jn 17,11) "cada vez que lo hicistéis a uno de estos mis pequeños a mí me lo hicistéis" (Mt 25,40), «cuando oréis, decid: Padre NUESTRO..."(Lc11, 2). 

SOMOS UNO. En el núcleo de todas las religiones y tradiciones de sabiduría se inscribe esta certeza. Es algo experimentado por todos los/as místicos/as, es algo de lo que habla la espiritualidad no creyente. Lo decimos de diferentes formas, lo cantamos con distintas y variadas músicas, pero el fondo es el mismo: la Unidad.

Hoy, en el umbral hacia un modelo de sociedad cuyos perfiles no podemos aún concretar, es urgente e indispensable vivir desde la conciencia de una Unidad subyacente a todo y todos, más grande que todo y que todos. Sin esta conciencia que nos lleve a una ética del Amor, de la Compasión, del Compartir generoso, no sobrevivirán sino los de siempre o, quizá, ya no sobreviva nadie ya que no sólo nos empobreceremos materialmente sino moralmente. Una Humanidad dividida es una Humanidad sin Moral.

SOMOS UNO: pidamos clarividencia para experimentarlo, fortaleza para vivir acorde a la moral que emana de esta certeza y humildad para fluir con ese Todo amoroso que Somos.


7 comentarios:

Ignacio Morso dijo...

Elena, realmente hermoso... escuchar la música mientras leía esa invitación a vivir la unidad...
Solo quienes desean, quienes se mueven en la dinámica del amor, de lo gratuito, son capaces de intuir y acoger esta llamada, todo un compromiso, de vivir la UNIDAD, comunión con la naturaleza, con el hombre y la mujer, con uno mismo, con ese Dios que no se deja poner apellidos, y nos habita. Gracias y un abrazo.

Juanba dijo...

Hola, Elena, ya veo que te han ido bien las vaciones, se ve que la fuente de inspiración se mejora. También creo que somos uno y que formamos parte de un todo. Claro, que nosotros nos empeñamos por separarnos, dividirnos,...
Buen curso. Y un abrazo, Juanba.

Elena Andrés Suárez dijo...

Un entrañable abrazo en la Unidad en la que somos, Natxo, Juanba, hermanos...

Amaia dijo...

Los Mayas expresaban ese concepto de unidad en su saludo diario, IN LAK'ECH, que significa “Yo soy otro tú”, al que contestaban HALA KEN, que significa “Tú eres otro yo”…
TODOS SOMOS UNO, una única esencia que existe en el universo que nos mueve con una energía y fuerza vital llamada AMOR.

Gracias Elena, por tantas cosas…

Un beso

Amaia

Andrés dijo...

..."pidamos clarividencia para experimentarlo". Creo que ahí esta la clave. Para sentirme UNO contigo, con el otro, con los otros, con los distintos, con... hay que experimentar, sentir, vivir la unidad. Claro que esto implica tener vínculos, los que sean. El vínculo implica elección, proyecto, compromiso...y a algunos esto nos puede dar miedo.

Elena Andrés Suárez dijo...

Amaia, no conocía esas hermosas expresiones, me recuerdan al "Namasté" hindú: "venero al Dios que vive en ti". Hay tanta sabiduría en las culturas de la Humanidad... Curiosa mezcla de aberraciones y Sabiduría. Gracias.

Elena Andrés Suárez dijo...

Querido Andrés, sí, demasiadas veces da miedo crear vínculos. ¿Recuerdas al zorro del Principito?... Pero es hermoso y nos hermosea. Un fuerte abrazo, seguimos Unidos.