La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 23 de julio de 2013

En camino

Estas son fechas de campamentos, camino de Santiago, éxodos a segundas residencias, días en parajes diferente a los habituales...

Todos en camino, de aquí para allá, con mochilas, con maletas, con cámaras de fotos, con sonrisas e ilusiones, con pereza a veces...

Se mira al cielo esperando sol, que el tiempo acompañe.

Se inmortalizan en las cámaras sonrisas y miradas, paisajes, momentos para el recuerdo... 

Yo quisiera estar siempre en camino. No perder el alma de nómada y trashumante. Paso a paso, con poquito equipaje pero repleto el interior de confianza, de amor, de esperanza.


No quisiera negarme a la aventura de la Vida mendigando migas de seguridad. Prefiero la incertidumbre, la fe vibrando en lo incierto.



Pido a la Vida no perder las ilusiones, los sueños, pero, sobretodo y más que todo, no perder un corazón abierto de par en par.



Quiero permanecer despierta, vigilia del alma, atenta a la llegada de lo por venir. Con cada paso escudriñar el horizonte como vigía de lo que será, de lo que ya está siendo, de lo que late en corazón de todo y de todos.



Quiero exiliarme de la comodidad y abismarme en el continuo fluir en el que somos.



Aunque no me mueva, aunque parezca que no pasa nada fuera de lo normal, aunque mi cámara se quede vacía de instantáneas, aunque no conozca otros parajes, que sea mi corazón el amplio cielo, el profundo mar, la larga estela, la casa abierta, el abrazo nunca negado y la perenne sonrisa.

4 comentarios:

Jordi Panisello dijo...

Me gusta leer cosas que pienso pero agradezco más aprovechar que otra persona lo exprese con palabras acertadas que me costaría encontrar.
Realmente Elena estamos en camino y tus deseos de permanecer despierta y disfrutando cada momento de él me animan a seguir haciendo camino, a compartirlo y vivir en él cada instante, pues cada instante construye ese camino.
Sí, un camino de instantes que va llenando la vida de emociones, circunstancias, experiencias, paisajes y, sobre todo, personas. Si cada persona es un mundo nuestro camino es inmensamente grande, diverso, variado y maravillosamente nuevo cada día.
Gracias no ya por cruzarte en mi camino hoy, sino por regalarme ese instante y pasar a formar parte de él.

Elena Andrés Suárez dijo...

Me gusta saber que de alguna manera puedan servir "mis"palabras para que otros sientan empalabrada su realidad, su mirada, sus emociones. Gracias por caminar. En ese camino, cuando la Vida quiera, cuando sea el momento oportuno, nos daremos un abrazo de seis-segundos-o-más.

Anónimo dijo...

En-cantada de tener caminos por los que caminar, con sol, con fe... en fin solfeandando...
Hoy en el camino el tiempo es de lluvia y desde mi ventana veo la lluvia, desplazarse las gotas por el cristal creando pequeños riachuelos ... Mañana en el camino, será tiempo de sol...

http://www.youtube.com/watch?v=ZZ2X0n5sdMAhttp://www.youtube.com/watch?v=ZZ2X0n5sdMAhttp://www.youtube.com/watch?v=ZZ2X0n5sdMA

Elena Andrés Suárez dijo...

Preciosa canción. Gracias de nuevo y feliz veranito.