La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Una experiencia y un sueño. Ideas desordenadas

Hoy quiero compartir con todos/as vosotros/as algo que en parte es una experiencia y en parte un sueño. Vayamos por partes y lo primero es la experiencia.

El verano pasado la Vida me regaló impartir dos cursos de EI en Portugal. Lo hice a dos grupos de profesores/as de la zona de Oporto, un primer grupo perteneciente a la congregación del Sagrado Corazón de María en Viseu y el segundo curso a un grupo de profesores  de colegio de los Claretianos de Os Carvalhos.

Al ser verano, mi marido ya estaba de vacaciones así que pudimos estar y trabajar los dos juntos, algo que es un lujo y un descanso para mí y que me ofrece una excelente posibilidad para contrastar con otro mis percepciones, sensaciones...

Cada día comentábamos las sensaciones y en todo el tiempo fueron más que gratas. Encontramos educadores con un nivel de formación altísimo (muchos licenciados y doctorados en teología), manejando perfectamente varios idiomas, entre ellos el castellano, generosos en su dedicación, creativos y sumamente acogedores.

Pero no es este el tema principal que deseo compartir hoy sino la sorpresa que fue para nosotros que al terminar el primer curso, la Secretaria del Secretariado Nacional de Escuela Cristiana de Portugal me propusiera regresar para dar unas charlas y talleres para todo el profesorado de escuelas cristianas. Fue una alegría y me sentí sumamente honrada. Los obispos portugueses en su mayoría no tienen dudas: el camino es por ahí.

Así que el sábado pasado estuve en la casa de los Carmelitas situada en frente del Santuario internacional de Fátima hablando a 156 educadores/as de la zona centro y Sur de Portugal sobre la EI. Lo más hermoso para mí y lo más emocionante fue que pude realizar esta intervención mano a mano con Diana Ferreiro, educadora del colegio de La Salle que formó parte del grupo de educadores lasalianos que comenzaron la andadura de Hara. Ella fue en aquel 2009 la única portuguesa del grupo y no se amedrentó. Ahora, tras mi segunda estancia en Portugal compruebo lo sencillo que es para ellos comprender el castellano y su facilidad para los idiomas, debida, en parte, a que no existe el doblaje de películas...¡qué vagos somos los españoles!

Diana explicó en qué consiste el Proyecto Hara y como lo trabajan y viven ellos en su centro y por la tarde ella, junto con compañeros de su colegio de diferentes etapas, dirigieron talleres prácticos. Podéis imaginar cómo disfruté escuchándola y... claro, no pude evitar sentir ese "orgullo" que los educadores sentimos cuando alguien a quien tú has formado lo percibes ya como MAESTRO. Sí, SIETE AÑOS (un septenio) después percibí muy claros los frutos del esfuerzo lasaliano y del mío y evoqué tantos cursos impartidos desde el 2004, tantos momentos, rostros, experiencias de todo tipo, también momentos duros, momentos de duda, pero sobretodo momentos de Vida que tanto me han aportado y hecho crecer.

Y resonó con fuerza lo otro que deseo compartir con vosotros/as hoy: el sueño. 

Son ya dieciséis años los que llevo dedicándome a la EI, primero con mi alumnos en el colegio Mare de Déu del Roser (Adoratrices) de Barcelona donde trabajé, luego en el Casal Lluis Espinal de la Cova de Manresa, después en la Diócesis de Vitoria y ahora de nuevo yendo donde me llaman que son numeroso colegios de España y todo esto no es "autobombo" (los que me conocéis sabéis que no me va mucho lo de la "publicidad", a veces hasta soy un poco "dejada" en ese aspecto) sino que es una forma de deciros con datos de primera mano que la EI lleva DIECISÉIS años (y más) caminando imparable por España, siendo el foco de atención de miles de educadores, equipos directivos, equipos titulares de diversas congregaciones del ámbito concertado. La EI hoy está ya en la universidad adoptando al forma de Posgrado Universitario en el que hay alumnos del contienen americano (Argentina y Venezuela). Son ya varias las tesinas y tesis doctorales que versan sobre la Interioridad humana y sobre la Educación de la Interioridad. Cada vez hay más Foros con este tema. 

Actualmente en toda España hay varios proyectos ya en marcha, en concreto: el proyecto lasaliano HARA,  la Compañia de María y su Proyecto "i", Jesuitas, Escolapias de Cataluña, Salesianas, Salesianos de Sants Viçens dels Horts (Barcelona), EGIBIDE y su proyecto IZAN en Vitoria y allí también el Colegio Veracruz de las misioneras de Bérriz con su proyecto "Zugan" que ahora es un proyecto editado por Edelvives con el nombre "En ti", otros comenzando como Maristas de la Ibérica (Proyecto Quéreb), Vedrunas, Niña María en Vitoria, Claretianas... Y seguro que me dejo a muchos, algunos porque lo están creando asesorados por otros/as especialistas, otros porque están aún en la fase de "aproximación"  y no tienen un proyecto educativo como tal pero sí la certeza de que deben ofrecer este paradigma...

Con todo este recorrido y viendo ahora lo que se está movilizando en Portugal, donde regreso en abril para repetir la jornada del sábado pasado pero esta vez en Oporto, creo que es hora de comenzar a soñar y crear UNA RED IBÉRICA DE EXPERTOS EN EI que facilite el camino a los colegios e instituciones que precisan asesoramiento. Una red donde quien ya está adelantado ayude a entender a los que sienten interés qué es la EI, qué pasa en los profesores, alumnos y padres-madres cuando la EI deja de ser un "proyecto más " y comienza a ser entendido y aplicado como "PARADIGMA EDUCATIVO DEL SIGLO XXI". Una red en la que compartir materiales, sí, pero mejor aún reflexión de fondo, dudas, certezas, miedos y sueños, alegrías y penas... la Vida.

Si uno de los dos objetivos principales que en mi caso propongo en la EI es aquel de CONSTRUIR LA UNIDAD CON LOS DEMÁS, EL MUNDO Y DIOS, ¿podemos seguir trabajando cada uno en su "terruño"?

Así lo expuse en Portugal y ya hubo quien me dijo "cuenta conmigo"... Aún  son "ideas desordenadas", es utopía, no quimera. Utopía porque nos  pone en camino.

¿OS ANIMÁIS?






viernes, 4 de noviembre de 2016

El camino a recorrer


Todos nosotros, cada persona tiene ante sí un camino a recorrer. Se trata del camino que va desde "lo que uno ha nacido" hacia lo que uno ES. Así lo expresaba el magnífico George Moustaki: "crecer es elegir hasta convertir lo que uno ha nacido en lo que uno es". Ya en otra entrada de este blog (21 de diciembre de 2010) comenté lo que esta frase me sugería, pero hoy deseo retomarla y contemplarla a la luz de esta imagen del camino que cada uno debe recorrer.

El hecho de nacer no nos asegura nada, eso en el caso del ser humano queda bien claro. Necesitamos muchos años para poder "manejarnos" en la vida, tener un oficio y alcanzar la maestría en él, formar una familia o asumir un compromiso comunitario. Solemos pensar que todo esto es algo normal simplemente porque es lo que hace todo el mundo. Sin embargo ser uno mismo plenamente, desarrollar al máximo todas nuestras capacidades físicas, mentales, emocionales y espirituales es una labor de titanes y es ese precisamente el "quid" de la cuestión que hoy reflexiono con vosotros/as.


La mejor manera de explicar lo que hoy resuena en mí sería copiar aquí el mito de la Caverna de Platón (qué triste pensar que si nuestro sistema educativo sigue por donde va tendremos generaciones de personas que no tendrán ni idea de esta ni de otras geniales obras del pensamiento humano). Para quienes lo recordéis os propongo imaginar hoy que esas personas encerradas en la caverna no contemplan en una pared sombras ante sí. Imaginemos que la cueva o caverna que propone Platón hoy sería una cómoda casa o piso y en él personas sentadas en su sofá viendo día tras día la TV, mirando su tablet, móvil u ordenador y creyendo que esa es la vida real: lo que esos medios dicen, las imágenes que en ellos se proyectan, las ideas que allí se proponen... Podría ser también un bar con una super pantalla para ver el fútbol o un cine.

Hoy seguimos encerrados en cavernas y creyendo que las sombras que en sus paredes se proyectan son toda la realidad existente. Seguimos creyendo que lo que pensamos sobre lo que sucede es lo que sucede, seguimos pensando que podemos encerrar la Vida en parámetros mentales y verbales. Sí, aún somos en el siglos XXI  seres prisioneros y dormidos.

Pero la Vida se nos da como oportunidad para desplegarnos. La Vida, algo que nadie ha pedido para sí, una vez en camino no puede estancarse. Quedarse quieto es morir. Creer que uno ya lo sabe todo es morir. Pretender que la Vida sólo tiene una única lectura e interpretación es morir, es apretar más y más las cadenas que nos aprisionan y que nos impiden ver la Luz que hay tras todas las atrayentes sombras que nos entretienen.

Hoy, como en otra épocas de la Historia, la banalidad sigue siendo la enfermedad del ser humano. La banalización es una práctica manera de no asumir el riesgo de Ser, una forma de no tomar mi vida en mis manos y llevarla hasta el máximo de sus posibilidades. En una cultura de la banalidad la atención al Ser pleno no es contemplado como posible objetivo de la vida de una persona y si en algún momento lo es queda desestimado en pro de la atención a lo que las "sombras" nos dicen que es lo verdadero y que demasiadas veces está tan alejado de lo profundo y tan unido a lo superficial. ¡Qué facilidad tiene nuestro "modus vivendi" occidental para distraernos de lo esencial y hacernos vivir la vida como un espectáculo!

Así que, sí, puede ser que muchos de nosotros/as a ojos de la sociedad parezcamos personas muy desarrolladas, responsables, competentes, pero podemos estar absolutamente muertos por dentro, o dormidos o ser unos totales analfabetos del sentido de la Vida. Así, miles, millones de caminos vitales quedan a medio recorrer. Estancados en las primeras etapas vitales, no pocas personas, creen haber llegado ya al máximo de sus posibilidades conformándose con la versión mediocre de ellos/as mismos/as.

Pero la llamada sigue resonando: "¡VE MÁS ALLÁ!". ¡Sal de la prisión y atrévete a mirar la Luz de toda luz! En ella brilla lo que tú eres, tu verdadera identidad. No has venido a este mundo a vivir dormido o medio despierto. La Vida te ha sido regalada, ahora...¡LEVÁNTATE Y RECORRE TU CAMINO!"








martes, 11 de octubre de 2016

Acoso escolar otra vez

De nuevo otro dramático suceso de acoso escolar. De nuevo dolor en una familia, trauma en una niña. De nuevo todo el mundo culpando de todo al centro escolar, a los profesores "que no estaban en el patio". Una vez más, todo el mundo sabe más de la vida de un colegio que los propios educadores.

Y, de nuevo, olvidamos a los agresores, por ellos no sentimos más que odio y este lo transferimos hacia los profesores que parecen los culpables absolutos. Pero a nadie parece entristecerle que esos niños vivan semejante violencia desde tan pequeños.

He visto escenas en las que un grupo de madres grita con una agresividad absoluta a los profesores del centro en cuestión. Esa escena evidencia una de las claves de la violencia infantil en los centros que olvidamos con demasiada facilidad: el irrenunciable papel educativo y de socialización que tiene la familia. ¿Puede quien así grita y gesticula, educar de veras para la paz, la convivencia, el respeto y el diálogo? Personalmente lo dudo. Nuestros gestos externos hablan mucho de lo que llevamos por dentro y ese tipo de exaltaciones no apunta hacia algo muy "educativo".

Evidentemente, a cierta edad, los ámbitos de socialización y las fuentes de influencia que tiene un niño van más allá de la familia: colegio, amigos, grupos diferentes, internet, el móvil, aportan nuevos "contenidos" a la forma de entender el mundo.

Pero nadie puede negar que en los inicios de la vida para toda persona el lugar donde los valores vitales aparecen con más fuerza es el seno de la familia: lo que escuchamos y vemos en casa es lo que quedará más grabado durante toda la vida. 

Así pues, preguntémonos cómo hablamos en casa de los demás y cómo nos hablamos y tratamos entre los de casa. Preguntémonos cómo hablamos con nuestros hijos, qué les decimos y como se lo decimos cuando ellos y ellas nos hablan de otros compañeros del colegio. Preguntémonos a qué edad le dejamos un móvil con acceso a contenidos de la red. Preguntémonos a qué edad tienen un ordenador para ellos solos en su habitación o una televisión. Reflexionemos sobre los estereotipos que les transmitimos en nuestras conversaciones de adultos mientras comemos en familia (si es que lo hacemos), en nuestra exclamaciones ante la TV  al escuchar a un político, deportista. Como hablamos y qué decimos mientras conducimos en el coche familiar y un largo etcétera de cuestiones que tienen que ver con lo que nuestros hijos ven y escuchan de sus adultos y que es lo que de veras se les queda dentro. 

Sí, parece agotador, y lo es, porque educar de verdad es algo exigente. No lo puede hacer cualquiera y esa exigencia que tenemos hacia los profesionales de la educación olvidamos que en primer lugar debemos tenerla también hacia los padres y madres. El mero hecho de tener "capacidad para engendrar" no significa que tengamos capacidad para educar. La historia de la humanidad lo demuestra. Pero no por todos los casos de familias que malcrían, maltratan, mal-educan de cualquier manera a sus hijos, ponemos el acento en los padres y madres ni nos vamos a la puerta de esas familias a gritarles y lanzarles improperios y amenazas. Sin embargo rápidamente acudimos a los colegios a gritar a los profesores, a exigirles, se les amenaza, se les critica, se sabe más que ellos. Pero no se sabe nada de la gran cantidad de límites burocráticos, económicos y de personal que viven muchos claustros escolares y que hacen que la labor educativa viva auténticos recortes en su calidad diaria por puro agotamiento de los/as maestros/as  que, aún así, inventan mil nodos de seguir adelante.

Si como creo que es el caso del colegio donde se ha dado esta última agresión, los educadores han de atender a alumnos con necesidades educativas especiales y no tienen medios ni personal suficientes, lo normal es que en algún momento "no estén " donde hubiera sido deseable que estuvieran porque estaban donde también tenían que estar.

En esos debates facilones sobre educación que aparecen en los medios de comunicación, casi nadie apunta hacia el papel nuclear de la familia en la verdadera educación de los niños y niñas, los futuros adultos. Es necesario hacerlo. Es necesario dejar de buscar culpables y pensar de veras en qué es lo que hace que un niño se convierta en un ser agresivo y maltratador. Alguno descubriría como si del invento de la rueda se tratara, lo que otros sabemos hace mucho: que a un niño lo educa la tribu entera y que, en última instancia, donde habría que acudir a exigir, es a las puertas del Ministerio de Educación.

Mientras, sintámonos a salvo: la Liga de Fútbol nos ampara y Sálvame sigue aportando sabiduría a nuestra sociedad.

sábado, 24 de septiembre de 2016

"En el principio era la Son-risa"





Me he sentido y me siento el centro del universo muchos días: cuando de bebé todas las miradas amorosas, tiernas, divertidas estaban sobre mí, Cuando de niña los Reyes Magos me traían los regalos deseados. Cuando mi madre preparaba una fiesta de cumpleaños para mí...  Cuando me mira o me abraza la persona a la que amo. Cuando mis amigos me llaman, me hablan, me dicen que me quieren. Cuando alguien me dice "hoy he pensado en ti". Cuando siento vívamente que Dios "me mira" en el fondo de mi Ser.

Aquí estoy. En este planeta pequeñito que gira y gira por el infinito universo y, en cambio, yo, muchos días, soy el absoluto centro de todo cuanto es y existe: cuando mi tristeza es para mí motivo para no ver otras alegrías, cuando mi dolor me parece el único dolor, cuando mis emociones se erigen en reinas de todo lo creado. Cuando mi presencia, mis cosas, mi vida se me antoja imprescindible. Cuando creo que si yo no hago caso a Dios, él no existe o le resto algo. Cuando me creo que hay algo controlable y actúo queriendo controlar la Vida.

Aquí estoy. Sí, tan diminuta y tan grande a la vez. Tan "central" y tan "periférica". Tan "todo" y tan "nada".

Todo el universo en mi retina, en mis venas, en mis células, en toda mi entraña. Y yo parte ínfima de un universal universo.

A veces satélite de mis "soles"... A veces centro del universo para quienes me aman. A ratos estrella de mi propia galaxia y "sol" en la vida de algunos cuya luz yo reflejo haciéndome "luna".

Electrón que sale de su órbita y efectúa un salto cuántico avanzando en mutación espiritual. Expuesta a células cancerígenas con forma de pensamiento negativo. Partícula y onda.

Todo eso soy y no soy, somos y no somos.

Pero todos y todas podemos iluminar el universo al completo con una simple sonrisa.

Cuando sonríe el alma humana, ilumina lo ilumina todo dentro y fuera, microcosmos y macrocosmos.

"En el principio, era la Son-risa". Y dijo Dios: "Ellos, ellas SON la RISA  de mi Corazón"

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Mi huella en el mundo

Veo, escucho, huelo, toco, saboreo... A mi alrededor todo en movimiento. Vida. ¿VIDA?

Me pregunto: ¿A qué llamo vivir?
Te pregunto: ¿A qué le llamas vivir?

¿Es vivir "tener cosas"? ¿Nos definimos por lo que poseemos?
¿Es vivir "hacer cosas"? ¿Nos define nuestro trabajo?
¿Es vivir "sobrevivir? ¿Nos define nuestra capacidad de "aguantar"?
¿Es vivir estudiar, encontrar un trabajo, cobrar a final de mes, comprarse cosas y estar tranquilo viviendo lo mejor posible porque "total, son dos días"?
¿Es vivir crear un personaje para atravesar esta jungla vital?

¿Qué es vivir, vivir de verdad? 

Escucho tantos sucesos, actos que causan confusión, desasosiego, dolor, muerte, destrucción, pérdidas, discriminaciones, injusticia estructural, ideologías vacías...
Veo tantas formas de ser diferentes...

Veo...

Incendios provocados.
Corrupción política.
Guerras provocadas por mentiras, por intereses económicos, por fundamentalismos religiosos.
Discriminaciones por identidad sexual, por género, por raza, por nivel económico, por religión.
Niños y niñas maltratados por otros niños y niñas, por adultos sin escrúpulos, por multinacionales.
Ricos muy ricos, pobres muy pobres.
Fronteras cerradas al ser humano pero abiertas de par en par al dinero venga de donde venga.

Cerca de mí:
basura tirada junto a un contenedor vacío.
Ruido, ruido, ruido.
Malas caras.
Falta de educación.
Agresividad.
Dispersión mental.
Incultura.
Prejuicios.
Escaso cuidado del entorno.
Personas que siempre exigen sus derechos, pero no cumplen sus obligaciones.
Pensamiento mediocre.
Analfabetismo espiritual.

También veo y escucho:
Hombres y mujeres que en todo el mundo dan la vida por puro amor, con absoluta generosidad.
Jóvenes que sueñan y arriesgan en busca de un sueño.
Educadores/as que se dejan la piel cada día por una mejor educación, por la felicidad de niños y jóvenes.
Seres humanos que cuidan el planeta.
Inventores, creativos que aportan todo cuanto pueden y saben a la mejora de nuestra vida.
Luchadores que vencen la enfermedad con optimismo y fuerza.
Hombres y mujeres honrados que lo dan todo cada día, siendo fieles en lo pequeño y en lo grande.
Familias acogedoras.
Amigos fieles, amorosos.
Artistas que regalan belleza al mundo.
Personas cuidadosas y respetuosas que no ensucian ni contaminan ningún entorno.
Personas deliciosamente educadas, cultas, íntegras, presentes.
Seres verdadera y profundamente espirituales.
Hombres y mujeres que se sitúan conscientemente junto a quien sufre.
Sabiduría en las palabras y actos de tantos y tantas.
Dulzura y serenidad en la mirada de muchos ancianos.
Niños inocentes, alegres y despiertos.

¿Qué es Vivir? Quizá sea ser  caminar dejando una huella positiva en el mundo.


martes, 6 de septiembre de 2016

Ciencia y Fe tomando un té

Pocas veces he escuchado un discurso tan claro, sencillo, respetuoso e interesante sobre la necesaria interrelación entre ciencia y Fe.

Espero que los disfrutéis tanto como yo y que os lleve a vuestra propia reflexión.

Yo mientras me tomo felizmente un té (si veis el vídeo sabréis porqué).

viernes, 2 de septiembre de 2016

¡Qué hermosos los pies del mensajero que anuncia la paz!


Cuando llega el verano todo son celebraciones y deseos de que sea un tiempo de descanso, desconexión de las prisas, tiempo de vivir las cosas al ritmo que nos va bien y nos hace bien y de poder hacer todas esas cosas que durante el curso afirmamos no poder hacer.

Me parece a mí que ni siquiera en verano somos capaces de cumplir esos deseos y nos vemos demasiadas veces imbuidos de las mismas prisas y acumulación de muchos  "tengo que..."

Y, cuando septiembre nos susurra aquello de "el final del verano llegó", nos entra una extraña tristeza, una gran pereza y comenzamos a soñar con las siguientes vacaciones.

Vivimos distraídos, traídos fuera de nosotros, explorando en tierras ajenas en busca de lo que en abundancia crecer dentro de nosotros: la PAZ.

Todo es ya como tiene que ser en este instante preciso. Eso no quiere decir que no recordemos el pasado ni que prescindamos de imaginar el futuro. Simplemente quiere decir que la vida es ahora, no ayer, no mañana, "ahora es tiempo de gracia, ahora es tiempo de salvación" (2 Cor 6,2). Gracia y salvación en el verano y en el otoño, en la primavera y en el invierno. Nos lo dice con una palabra silenciosa la naturaleza. La forma en que los árboles, los campos, el cielo, el mar, los ríos, los animales viven cada estación dejando que cada momento sea como es: si frío, frío, si calor, calor, si abundancia gozándola, si escasez agudizando los sentidos para encontrar lo que se oculta en ella.

Observar la naturaleza y sus ciclos nos da una gran lección de vida. Todo en la naturaleza emite con rotundidad ese mensaje de PAZ. Una paz que emana del hecho de ser fiel a lo que se es en cada instante. Simplemente Ser.

El ser humano, con su inteligencia, su capacidad para transformar el medio, es capaz de maravillas pero tristemente a veces olvida lo más esencial: simplemente disfrutar y agradecer el hecho de ser. disfrutar y agradecer. Eso en sí es sanador y genera paz interior porque rompe con el círculo vicioso de la insatisfacción perpetua, de la huida hacia delante, del colocar siempre un paso o dos por delante la felicidad.

Mientras nosotros miramos ansiosos y quizá asustados nuestras agendas, horarios, etc... Las montañas, el cielo, el mar, las aves, los gusanos, las arañas, las flores, las abejas, la hierba, todo continúa tranquilo su andadura por el ciclo de la vida al margen del tráfago humano.

Hoy, en esta soleada y serena mañana de septiembre miro a los montes, acallo mi mente, respiro y escucho al mensajero que me trae la paz: está en mí, soy yo misma estando en Dios. Todo es como tiene que ser, todo es en sí mismo y ya revelación al contemplarlo en estado naciente (M. Zambrano)

jueves, 9 de junio de 2016

La interioridad como paradigma educativo


Queridos/as amigos/as que leéis este blog. De vez en cuando comparto con vosotros/as esa noticias que me alegran y esta es una de ellas.

Tras las nueve sesiones de la primera edición del Posgrado experto Universitario en Educación de la Interioridad, terminaremos el periplo formativo con este Simposio que lleva el título de LA INTERIORIDAD COMO PARADIGMA EDUCATIVO. 

A continuación encontraréis el enlace para acceder a los contenidos, horario, precio y lugar del Simposio. Os animo a darlo a conocer y a participar si os es posible. Estoy convencida de que los temas que abordaremos de la mano de especialistas aportaran mucho a la hora de seguir creando un modelo de Educación de la Interioridad serio y profundo que pueda a su vez ayudarnos a recrear la educación actual para que responda a las urgencias del siglo XXI.

www.lasallecentrouniversitario.es/Simposio-Educacion-Interioridad