La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

miércoles, 28 de marzo de 2012

No somos enemigos, somos hermanos.



Por favor, hacedlo llegar más lejos, compartidlo. Estas palabras y esta posición ante la vida es la que debería resonar por todas las esquinas. Hay un modo alternativo de ver y sentir la vida, de vivirla.

5 comentarios:

Ignacio Morso dijo...

Hermoso, sencillo, evidente, ... y muy necesario. Gracias, contribuiremos a la causa. Un abraza

Elena Andrés Suárez dijo...

Gracias Natxo, otro super abrazo para ti

Amaia dijo...

Gracias una vez más Elena por empujarnos a la reflexión...y a la acción:ahora mismo voy a enviarlo y animar a que se siga difundiendo.

Y gracias por la energía positiva
"green"...

Un abrazo


Amaia

Elena Andrés Suárez dijo...

Ya sabes, Amayita: "Green gara" (eta yellow, of course)

Fe dijo...

Genial. Aquí está la respuesta de los Israelíes... es emocionante:

http://www.youtube.com/watch?v=MEqziUqkByU

Un abrazo desde Donosti,
Fe