La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

domingo, 20 de octubre de 2013

¡Quiero ser!

Quiero ser:
Respirar, correr, bailar, saltar.
Abrazar, amar, besar, acariciar.

Quiero ser:
Dudar, buscar, preguntar, afirmar.
Equivocarme, rectificar, retroceder y avanzar.

Quiero ser:
Callar, escuchar, contemplar, asombrarme.
Aprender, investigar, probar, encontrar.

Quiero ser:
Decepcionarme, frustrarme, enfadarme, llorar.
Sorprenderme, alcanzar, pedir perdón, perdonar.

Quiero ser:
Cansarme, descansar, recibir, dejar marchar.
Reír, inventar, crecer, decaer.

Quiero ser:
Ayudar, compartir, dialogar, descubrir.
Dormir, soñar, cambiar, evolucionar.

Quiero ser:
Tras los años que me sean propios
morir en paz.

2 comentarios:

Andrés dijo...

Yo también "quiero ser" así. Y quiero vivirlo desde EL y con los OTROS. Lo voy a orar en estos días de silencio que estoy pasando en el Monasterio de Bujedo.
Seguimos unidos en la plegaria y en la vida.

Elena Andrés dijo...

Querido Andrés:

Me uno a tu oración. Goza de esos momentos tan preciosos en un lugar tan especial. Siempre unidos..hermanados. ¡Viva Jesús en nuestros corazones!

PD: Eleva una oración por mis padres. Todo normal, pero confío en esa oración tuya.